accidente de trabajo

Laboral

El infarto como accidente de trabajo

Frente a sentencias que rechazaron que el infarto de miocardio sufrido por el trabajador se pudiera considerar accidente de trabajo porque el dolor torácico comenzó tres días antes de su ingreso hospitalario y a pesar de que el demandante continuó acudiendo a su trabajo hasta el momento en que debió abandonarlo para ser asistido médicamente, el TS estima el recurso de casación para la unificación de doctrina y revoca la sentencia de instancia, declarando que la Incapacidad Temporal del trabajador deriva de accidente de trabajo.

​​​​​​​

La Sala, siguiendo doctrina consolidada al respecto, entiende que la presunción del artículo 156.3 de la actual LGSS se refiere no sólo a los accidentes en sentido estricto o lesiones producidas por la acción súbita y violenta de un agente exterior, sino también a las enfermedades o alteraciones de los procesos vitales que pueden surgir en el trabajo y que para denegar el carácter laboral de las enfermedades lo que debe acreditarse es la ruptura del nexo causal. Por tanto, la presunción no se excluye porque se haya acreditado que el trabajador padeciera la enfermedad con anterioridad o porque se hubieran presentado síntomas antes de iniciarse el trabajo, porque lo que se valora a estos efectos no es, desde luego, la acción del trabajo como causa de la lesión cardiaca, sino la acción del trabajo como factor desencadenante de una crisis, que es la que lleva a la situación de necesidad protegida; y esta posible acción del trabajo se beneficia de la presunción legal del art. 156.3 y no puede quedar excluida solo por la prueba de que la enfermedad se padecía ya antes; pues, aunque así fuera, es la crisis y no la dolencia previa la que hay que tener en cuenta a efectos de protección.

Por tanto, el infarto se entenderá como accidente laboral si el trabajador lo sufre a causa de la situación de estrés que se produce en la empresa, como puede ser, por ejemplo, el exceso de trabajo y responsabilidad, necesidad de viajes continuos u horarios intempestivos, pero no lo será aunque se sufra en el lugar de trabajo (o in itínere) si éstos tienen origen congénito o degenerativo, o si el trabajador afectado no había tenido síntomas previos y el puesto de trabajo que desarrollaba no implicaba situaciones de tensión o estrés laboral.

 


Fuente: ADN Análisis de Novedades​


Amplíe esta información con:

Noticias
Videos
Infografias
Eventos
Tráfico

Aplicación del sistema de valoración de daños personales en accidente de circulación

El TS estima el recurso de aseguradora condenada a indemnizar en accidente de circulación, señalando que para la determinación del daño fisiológico y estético hay que atenerse al régimen vigente en el momento del siniestro, efectuándose en este caso un cálculo erróneo de las lesiones en lo que se refiere a la aplicación de la fórmula de Balthazard para el cálculo de los puntos de secuelas fisiológicas concurrentes y, por otro, en la suma de dichos puntos de secuela con los perjuicios estéticos.

 

youtube

kES6jIArCNo

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Concursal 2021

Memento Concursal 2021

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
El infarto como accidente de trabajo