Ausencia del trabajo por ingreso en prisión: Dimisión tácita del trabajador

Laboral

Ausencia del trabajo por ingreso en prisión: Dimisión tácita del trabajador

El TS declara que la inasistencia al trabajo durante un dilatado período de tiempo debida al ingreso en prisión en cumplimiento de una pena impuesta por sentencia firme constituye causa de extinción de la relación laboral por dimisión del trabajador.

El trabajador es condenado, mediante sentencia firme, a la pena de 6 meses de prisión. El día en que ingresa en prisión, la empresa elabora un documento de liquidación de haberes y finiquito constando como motivo de la baja “despido disciplinario”, sin que conste que fueran notificados estos documentos al trabajador. Tras su puesta en libertad, el trabajador solicita el reingreso al trabajo que le es denegado por la empresa por lo que presenta demanda de despido.

El Juzgado de lo social estima la demanda declarando el despido improcedente. Recurrida en suplicación, la sentencia es revocada por el TSJ Castilla-La Mancha que considera que la inasistencia al trabajo debida al ingreso en prisión del trabajador en cumplimiento de una pena impuesta por sentencia firme, constituye causa de extinción de la relación laboral por dimisión del trabajador.

Señala la Sala que el supuesto analizado no es incardinable en el art. 45.1 g) ET que regula la suspensión de la relación laboral como consecuencia de la privación de libertad mientras no exista sentencia condenatoria. En el caso analizado, la sentencia es condenatoria y firme por lo que la incomparecencia al trabajo no puede encontrar cobertura en esta causa de suspensión y queda privada de justificación.

En estos casos, el empresario puede deducir las consecuencias oportunas de la ausencia al trabajo: bien el despido disciplinario, bien la extinción del contrato por voluntad del trabajador, pues, aunque el ingreso en prisión no es voluntario, sí lo es la comisión de las conductas que determinaron la imposición de la pena. En cualquier caso, la existencia de dimisión tácita debe analizarse en función de las circunstancias concurrentes en cada caso.

El Tribunal, en un supuesto similar, declaró que la inasistencia al trabajo constituía un supuesto de abandono incardinable en la dimisión, pues se deduce de la falta de justificación de la ausencia durante un dilatado período de tiempo durante el que el trabajador no se puso en contacto con la empresa. Por lo tanto, no estando vigente el contrato en la fecha de la excarcelación, la empresa no estaba obligada a reincorporarle a su puesto de trabajo y su negativa a hacerlo no constituye despido.

STS Sala 4ª de 24 abril de 2018. EDJ 2018/72638

Fuente: ADN Social


Amplíe esta información con:

Noticias
eBook Gratuíto
Nulidad de despido disciplinario por condena firme a prisión

Nulidad de despido disciplinario por condena firme a prisión

Un Juzgado de lo Social declara nulo despido disciplinario que tiene como motivo, exclusivamente, que el trabajador había sido condenado en firme a pena de prisión, condenando a la empresa a la readmisión y al abono de los salarios de tramitación, por entender que esa decisión empresarial es contraria al derecho fundamental a la reinserción social y resulta discriminatoria.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2020

Memento Sociedades Mercantiles 2020

Memento Concursal 2020

Memento Concursal 2020

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Ausencia del trabajo por ingreso en prisión: Dimisión tácita del trabajador