Uso ilegítimo de pegatina ITV: Delito de uso de certificación falsa

Jurídico

Uso ilegítimo de pegatina ITV: Delito de uso de certificación falsa

El TS confirma la condena por delito de uso de certificación falsa al emplear la pegatina de la ITV de otro vehículo. El distintivo representativo del hecho de haberse realizado favorablemente la ITV, puede tener la consideración de documento oficial o de certificación a los efectos de satisfacer las exigencias de los correspondientes tipos penales de falsedad, de modo que la utilización de un distintivo genuino en un vehículo que no se sometió a la revisión, o que haciéndolo no la superó, puede integrar el comportamiento delictivo objeto de condena.

​​

La sentencia impugnada, contemplando que el distintivo adherido al parabrisas es auténtico, y que no corresponde al turismo del que el acusado es propietario, sostiene que nos encontramos ante la utilización no autorizada de un distintivo oficial que tiene la consideración de certificación, por lo que condena al recurrente como autor de un delito del art. 399 CP, en relación con el art. 400 bis.

El objeto devolutivo del recurso se concentra en la determinación de la naturaleza de la pegatina de la ITV. El recurso no ha de prosperar, por cuanto la Sala no participa de la interpretación extensiva efectuada por el Ministerio Público del concepto de documento oficial. De hecho, de la lectura de los arts. 10 y 11 del RD 224/2008, de 15 de febrero, en relación al Anexo XI del reglamento General de Vehículos, se infiere todo lo contrario.

La Jurisprudencia de esta Sala ha establecido como criterio de diferenciación entre el delito de falsedad en documento oficial y los de certificación falsa de los arts. 397 y ss. que, en los últimos, la información mendaz documentada solo cumple la función de adverar o acreditar hechos sin otras finalidades. Por el contrario, en el delito de falsedad en documento oficial, la alteración se muestra de especial gravedad, al poder constatarse una transcendencia en la alteración del instrumento documental por llegar a afectar bienes jurídicos de particular relevancia.

Si el proceso de certificación o su control corresponde a la Administración pública, cualquier reproducción o manipulación de estos marcadores, o la utilización no autorizada de los sellos legítimos, si se integra de manera definitiva en la ordinaria finalidad probatoria que se asigna al distintivo original y adquiere por ello su pleno significado, se integra plenamente en los dos primeros números del art. 399 CP.

Los distintivos gráficos tienen la consideración de certificado a los efectos del art. 399 CP, cuando confluyen en ellos las siguientes características: 1) Una previsión normativa que identifique un conjunto de productos, de servicios o de situaciones, a los que se exige cumplir unas cláusulas específicas para poder ser merecedores de una consecuencia también prevista; 2) El establecimiento de un sistema cerrado para el control de los condicionamientos impuestos; 3) La previsión normativa de un sello, o de un distintivo, al que se atribuye el significado de acreditar que concurren esas previsiones específicas en el objeto al que se incorporen y 4) Que corresponda a la administración pública vigilar la satisfacción de las exigencias de ese proceso.

Que el artículo 10 de esa misma disposición normativa exprese que el informe de la inspección técnica debe quedar reflejado en el apartado correspondiente de la tarjeta de la ITV, con firma del director técnico de la estación de la ITV y acompañado siempre del sello de la empresa, no significa  que solo la aseveración que así se module tendrá la consideración de "certificación" a los efectos de los tipos penales recogidos en los arts. 399 y 400 bis del Código Penal. Entender que solo ese cuerpo documental demuestra la realidad de un acontecer efectivo, y que el término "distintivo" supone que la enseña solo tiene una función de diferenciación aparente, pues precisaría de una posterior corroboración certificada, implica desatender el significado probatorio asignado en la regulación normativa anteriormente expuesta.

STS (PENAL PLENO) DE 25 JUNIO DE 2020. EDJ 2020/595180

Amplíe esta información con:

Noticias
eBook Gratuíto
Delito de fraude de prestaciones a la Seguridad Social

Delito de fraude de prestaciones a la Seguridad Social

El TS declara que la estructura del delito objeto de condena es la propia de un delito de estafa, pues ha de concurrir una estrategia engañosa dirigida a inducir a error a la Administración de la Seguridad Social, dando de esta manera lugar a un acto de desplazamiento patrimonial.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Concursal 2021

Memento Concursal 2021

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Uso ilegítimo de pegatina ITV: Delito de uso de certificación falsa