Participación en partido de fútbol amistoso

Laboral

Participación en partido de fútbol amistoso

El TSJ Extremadura establece que una vez resuelto el contrato de trabajo, el hecho de jugar partidos amistosos con el club durante la pretemporada siguiente, no determina por sí solo la existencia de una nueva relación laboral.

Al finalizar la temporada un futbolista profesional y su club firman un acuerdo en virtud del cual rompen todo tipo de vínculo, y suscriben un recibo de finiquito. No obstante, el club comunica verbalmente al futbolista que va a contar con él para la siguiente temporada y este disputa varios partidos amistosos durante la pretemporada, abonándole el club algunas cantidades de dinero. Posteriormente el club le comunica, también verbalmente, su decisión de prescindir de sus servicios para la nueva temporada, lo que determina la reclamación por despido del futbolista.

Tanto el JS como el TSJ consideran que no ha existido el despido contra el que se reclama sino, si acaso, incumplimiento por el club de una promesa  de concertar un futuro contrato  de trabajo, porque para ello es condición indispensable que haya existido un contrato de trabajo que la empresa haya querido extinguir. En este sentido, el hecho de jugar partidos con el club no determina por sí solo que se trate de una prestación de servicios, y que percibiera una cantidad de dinero tampoco lo supone porque lo percibido puede no considerarse salario, pudiendo corresponder, a conceptos devengadas en la temporada anterior, como, por ejemplo., primas que dependen de resultados que no se conocen sino hasta final de temporada.

STSJ Extremadura de 11 octubre de 2018. EDJ 2018/636819 


Amplíe esta información con:

Noticias
eBook Gratuíto
Condiciones para el despido colectivo en grupo empresarial

Condiciones para el despido colectivo en grupo empresarial

El TS declara que en los supuestos en los que la empresa forme parte de un determinado grupo empresarial habrá de estarse al total de trabajadores y beneficios del grupo de empresas, puesto que así lo impone el legislador al otorgar ese nivel de protagonismo a las consecuencias jurídicas que se derivan de la existencia del grupo empresarial, cuando establece la obligación de computar los trabajadores y beneficios de la "empresa o el grupo de empresas", de forma que lo dispuesto en el apartado 4 de la dad. 16ª Ley 27/2011, de 1 de agosto deberá quedar limitado a los supuestos en los que la empresa no forme parte de ningún grupo empresarial.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2020

Memento Sociedades Mercantiles 2020

Memento Concursal 2020

Memento Concursal 2020

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Participación en partido de fútbol amistoso