Nulidad de despido disciplinario por condena firme a prisión

Laboral

Nulidad de despido disciplinario por condena firme a prisión

Un Juzgado de lo Social declara nulo despido disciplinario que tiene como motivo, exclusivamente, que el trabajador había sido condenado en firme a pena de prisión, condenando a la empresa a la readmisión y al abono de los salarios de tramitación, por entender que esa decisión empresarial es contraria al derecho fundamental a la reinserción social y resulta discriminatoria.

​​


Entiende el Juzgado que la sentencia penal firme lo que hace es privar de justificación la ausencia que hasta ese momento, y como garantía del principio de presunción de inocencia, se deriva la suspensión del contrato de trabajo. En todo caso, el juzgador considera que la mencionada jurisprudencia se debería revisar considerándose:

- Que las ausencias no son voluntarias sino obligadas por el internamiento penitenciario.

- Que hay que distinguir los supuestos en los que el delito se encuentre relacionado con el contrato de trabajo y perjudique al empresario, por ejemplo cuando al trabajador se le condene a una pena privativa de derechos como inhabilitación especial para ejercer una profesión u oficio.

- Que la pérdida del empleo no puede considerarse compatible con la Constitución que dispone que las penas han de estar orientadas a la reinserción social ni con la propia Ley penitenciaria.

Por tanto, en este caso, considerando que la causa del despido es su condena penal y deduciéndose de los hechos probados la sospecha más que fundada que la empresa no quiere contar en plantilla con un expresidiario, correspondía a la demandada, por la inversión de la carga de la prueba, aportar al juicio razones convincentes de su decisión no escondía tal propósito.

La reinserción social es un derecho fundamental de todo ciudadano privado de libertad por cumplimiento de una condena penal que obliga a ser reintegrado en sus derechos de ciudadanía y que los antecedentes penales no pueden en ningún caso ser motivo de discriminación social o jurídica. El no incorporar al trabajo al condenado penalmente que cumplió su condena, resulta discriminatorio y es incompatible con la constitución y el Estatuto de los trabajadores.

JS Madrid número 33, 8-6-16, autos 384/16

Fuente: Actum Actualidad Mementos

Amplíe esta información con:

Noticias
Seminarios
Herramientas
Espacio Asesoría

La imputación de trabajador en proceso penal no es motivo de despido disciplinario

El TS, en recurso de casación para la unificación de la doctrina y revocando parcialmente sentencia del TSJ, declara que el despido del trabajador es improcedente, y no nulo ni disciplinario, al no haber acreditado la empresa la veracidad de la causa imputada –transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza- ni demostrar la gravedad de la conducta. Entiende, en consonancia con la sentencia de instancia, que la mera imputación de un trabajador en un procedimiento penal o el hecho de que se haya practicado por la Policía Judicial un registro en las oficinas de la empresa no es motivo de despido.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Concursal 2021

Memento Concursal 2021

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Nulidad de despido disciplinario por condena firme a prisión