Naturaleza de la sociedad civil y mercantil

Mercantil

Naturaleza de la sociedad civil y mercantil

La DGSJFP entiende que una sociedad cuyo objeto sea la realización de actividades empresariales tiene naturaleza mercantil y, por tanto, queda sujeta a las normas mercantiles, muchas de ellas de carácter imperativo por estar dictadas en interés de terceros o del tráfico.

Se otorga una escritura de constitución de sociedad mercantil por parte de dos socios, que comparecen en su propio nombre y en nombre de una sociedad civil privada de la que son también sus únicos socios, la cual fue constituida en documento privado, debidamente liquidado y provista de CIF. El capital lo suscriben ambos socios, aportando una parte en dinero y otra en especie; en concreto, un vehículo que figura, en el permiso de circulación y en una autorización provisional de circulación, a nombre de dicha sociedad civil privada.

El registrador mercantil  acuerda no practicar la inscripción de la constitución de la sociedad debido a que -a su juicio- la sociedad civil privada  tiene personalidad jurídica  propia, por lo que las participaciones correspondientes a la aportación del vehículo deberían haber sido suscritas por la sociedad civil, y no por sus socios. Considera el registrador que si lo que se pretende es que los intervinientes personas físicas  sean los que suscriban a título personal las participaciones sociales, se debería, previamente al otorgamiento, adjudicar a los comparecientes el vehículo aportado (bien a través de la correspondiente transmisión, mediante la aportación de empresa, mediante liquidación de la sociedad civil y adjudicación a los socios).

El notario  que autorizó la escritura de constitución recurre en vía gubernativa aduciendo, entre otras razones, que la sociedad civil en cuestión carece de personalidad jurídica, pues nunca se ha presentado en el tráfico mercantil como tal, y ello a pesar de que, por razones administrativas -del sector del transporte-, el vehículo figurase inscrito a su nombre en el registro de vehículos.

La DGSJFP desestima el recurso, pero porque no queda claro si la aportación del vehículo la realiza la sociedad civil en su propio nombre o en favor de los socios personas físicas, o la aportan dichos socios como propietarios reales (que no formales) del vehículo.

Es doctrina reiterada de esta Dirección General que todo contrato por el que se constituye una sociedad  cuyo objeto  sea la realización de actividades empresariales , tiene naturaleza mercantil, y, por tanto, la sociedad quedará sujeta, en primer lugar, a las disposiciones contenidas en el Código de Comercio, sin que para eludir la aplicación de las reglas mercantiles de las sociedades sea suficiente la expresa voluntad de los socios de acogerse al régimen de la sociedad civil, pues las normas mercantiles  aplicables son, muchas de ellas, de carácter imperativo por estar dictadas en interés de terceros o del tráfico, como ocurre con las que regulan el régimen de los órganos sociales, la responsabilidad de la sociedad, de los socios y de los encargados de la gestión social, la prescripción de las acciones o el estatuto del comerciante (contabilidad mercantil, calificación de las actividades empresariales, etc.).

Y, por ello, el Centro Directivo ha rechazado que acceda a los libros del Registro la titularidad de una sociedad denominada civil pero cuyo objeto sea el desarrollo de una actividad indubitadamente mercantil y cuyo contrato de constitución no cumpla mínimamente con las normas imperativas que rigen las sociedades mercantiles.

Por otra parte, aun cuando se tratara de sociedad civil por su objeto , su personalidad y la correspondiente representación deben acreditarse en debida forma a la hora de solicitar la inscripción de dicha adquisición, habida cuenta de lo establecido en los arts.1667, 1668 y 1280.1º y 5º CC, de los que resultaría que al tratarse de una sociedad que adquiere un bien inmueble y al actuar en nombre de aquélla los socios y administradores solidarios nombrados mediante el documento privado de constitución de la misma, la inobservancia  del requisito de la escritura pública debería conducir a la conclusión de que tales extremos (personalidad y poder de representación) no han sido acreditados por el documento privado no elevado a instrumento público.

DGSJFP Resol 14-7-20, BOE 5-8-20. EDD 2020/614472

Fuente: Actualidad Mementos Mercantil

Amplíe esta información con:

Noticias
eBook Gratuíto
El contrato de sociedad civil: Generalidades

El contrato de sociedad civil: Generalidades

La sociedad civil es un contrato por el cual dos o más personas se obligan a poner en común dinero, bienes o industria, con ánimo de partir entre sí las ganancias. Es por tanto una sociedad que nace de un contrato asociativo, en el que deben concurrir todos los requisitos generales -consentimiento, objeto y causa-, y, además, los específicos de este tipo de contratos.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Concursal 2021

Memento Concursal 2021

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Naturaleza de la sociedad civil y mercantil