Método de valoración para el impuesto de salida o “exit tax”

Fiscal

Método de valoración para el impuesto de salida o “exit tax”

La DGT, a consulta sobre cómo aplicar la valoración de empresas para el “exit tax, determina que si el valor de mercado de las participaciones en la fecha de devengo del último período impositivo que deba declararse por el IRPF no supera el límite mínimo previsto, el obligado no resulta sujeto a esta disposición.

​​​

Una persona física posee participaciones superiores al 25% en tres sociedades que se dedican a la misma actividad. Manifiesta que a efectos fiscales están consideradas empresas independientes y que si aplica los métodos de valoración previstos por la ley para el "exit tax" o impuesto de salida, la suma de las tres está por debajo de 4 millones de euros y ninguna sociedad supera 1 millón de euros.

Como, según la información aportada por el consultante, la suma de las participaciones en las tres entidades no supera el límite conjunto de 4 millones de euros, ha de acudirse al análisis de cada una de las participaciones por separado. Así, de conformidad con lo indicado por el consultante, todas superan el 25% del porcentaje de participación en cada entidad.

Por tanto ha de calcularse el valor de mercado, en la fecha de devengo del último período impositivo que deba declararse por el IRPF, de las mencionadas participaciones, debiéndose realizar conforme a lo establecido en el artículo 95 bis.3. Como en el presente caso ninguna de las participaciones excede de 1 millón de euros, por lo que la DGT llega a la conclusión de que en este caso no resulta de aplicación el mencionado precepto.

Para aplicar esta tasa, y teniendo en cuenta que el precepto entró en vigor el 1 de enero de 2015 y que la ganancia patrimonial tácita se imputa al último período impositivo en el que el obligado fue residente, tal tributación sólo es posible en la medida en que el último período impositivo de residencia en nuestro país sea el ejercicio 2015 o siguientes. Así, aquellos contribuyentes que pierdan su residencia fiscal en 2015 no deben tributar por este concepto dado que el último ejercicio en el que fueron residentes fiscales en nuestro país fue el 2014.

En cuanto a la condición de contribuyente por el IRPF, esta se pierde cuando se dejan de cumplir los requisitos previstos en el artículo 8 LIRPF y, salvo las posibles reglas especiales establecidas por convenios o tratados internacionales, se consideran contribuyentes por este impuesto las personas que tienen su residencia habitual en territorio español.

Consulta DGT V2282/2016 de 24 mayo 2016

Fuente: ADN Fiscal


Amplíe esta información con:

Noticias
Gastos de difícil justificación deducibles del IRPF en entidades en régimen de atribución de rentas

Gastos de difícil justificación deducibles del IRPF en entidades en régimen de atribución de rentas

La DGT, a consulta sobre la aplicación del límite de gastos de difícil justificación en el caso de entidades en régimen de atribución de rentas planteando si el mismo era aplicable para la entidad o para cada comunero, señala que en las comunidades de bienes que determinan el rendimiento neto de su actividad económica en estimación directa simplificada, el límite de 2.000 euros establecido para las provisiones deducibles y los gastos de difícil justificación se aplica sobre el rendimiento neto correspondiente a cada comunero en función de su porcentaje de participación en la comunidad.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Sociedades Mercantiles 2021

Memento Concursal 2021

Memento Concursal 2021

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Método de valoración para el impuesto de salida o “exit tax”