Crédito concursal y calificación de contingencia por litigiosidad

Mercantil

Crédito concursal y calificación de contingencia por litigiosidad

El TS determina que si el proceso judicial no ha comenzado no se puede calificar el crédito como litigioso, y por tanto, como contingente, pues la situación de litigiosidad comienza con la interposición y admisión de la demanda, desapareciendo tal carácter cuando recae sentencia firme o provisionalmente ejecutiva, lo que implica la transitoriedad de la contingencia por litigiosidad.

Una vez que concluye un juicio por mayor cuantía, la mercantil que tenía el crédito litigioso solicitó la modificación del reconocimiento de crédito efectuado, a fin de que se le reconociera un crédito ordinario.

La administración concursal se opuso a dicha pretensión, por considerar que la sentencia firme recaída en el proceso judicial de referencia no había cuantificado el crédito de la solicitante, que estaba sujeto a lo que resultara en ejecución de sentencia y a una compensación de un crédito a favor de la concursada.

Promovido el correspondiente incidente concursal, el juzgado mercantil desestimó la pretensión de la empresa recurrente, por los siguientes y resumidos motivos: (i) la sentencia dictada en el procedimiento seguido entre las partes contiene pronunciamientos tanto declarativos como de condena; (ii) el crédito de la empresa sigue siendo ilíquido, pues debe darse lugar a una compensación, tiene que cuantificarse económicamente una indemnización de la que únicamente se dan la bases y siguen sin cuantificar los créditos por costas; (iii) consecuentemente, el crédito sigue siendo contingente sin cuantía propia.

Señala la Sala que los créditos sometidos a condición suspensiva y los litigiosos serán reconocidos en el concurso como créditos contingentes sin cuantía propia y con la calificación que corresponda, admitiéndose a sus titulares como acreedores legitimados en el juicio sin más limitaciones que la suspensión de los derechos de adhesión, de voto y de cobro. En todo caso, la confirmación del crédito contingente o su reconocimiento en sentencia firme o susceptible de ejecución provisional, otorgará a su titular la totalidad de los derechos concursales que correspondan a su cuantía y calificación".

Esta condición de litigioso la tiene cualquier crédito cuya existencia haya sido directamente cuestionada en un procedimiento judicial, mientras no recaiga una resolución firme o susceptible de ejecución provisional que lo reconozca".

De donde se deduce que la calificación de contingencia por litigiosidad es, por definición, transitoria, puesto que depende del resultado del litigio en que se esté discutiendo el crédito. Si el proceso concluye con resolución desestimatoria, el crédito deberá ser dado de baja de la lista de acreedores. Mientras que, si es estimatoria, el reconocimiento del crédito será confirmado con la cuantía que se haya fijado en la resolución firme o susceptible de ejecución provisional que haya puesto fin al litigio.

Ahora bien, la calificación de contingencia no se refiere solo a la pendencia del pleito, sino también a la determinación de la cuantía, puesto que mientras que el crédito no sea exactamente cuantificable no puede incorporarse de manera definitiva (en el sentido de no contingente) a la lista de acreedores.

Y en el presente caso, la sentencia firme recaída en el juicio de mayor cuantía, y que dio lugar al reconocimiento del crédito como contingente, no liquidó la cantidad de la que era acreedora la empresa frente a la concursada, sino que la determinación de su importe dependía de unas operaciones en ejecución de sentencia que, a la fecha de interposición de la demanda de incidente concursal, no estaban concluidas, por lo que el crédito no estaba definitivamente cuantificado. Lo que, como hemos visto, impedía todavía su confirmación como crédito ordinario con cuantía propia.

STS (Civil) de 11 marzo de 2020. EDJ 2020/550190

Amplíe esta información con:

Noticias
eBook Gratuíto
Concurso culpable por falta de aportación de documentación contable

Concurso culpable por falta de aportación de documentación contable

El TS entiende que una vez que se ha calificado culpable el concurso por irregularidades relevantes en la contabilidad aportada que impidan conocer la situación patrimonial y financiera de la concursada, no cabe apoyarse en alguna de tales irregularidades contables para fundar la calificación culpable de concurso en la inexactitud grave de uno de los documentos contables acompañados a la solicitud de concurso.

 

COMENTARIOS0

Desde Espacio Asesoría no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace, desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

DESTACADO
NEWSLETTER
LIBRO RECOMENDADO
Memento Contable Memento Contable
PUBLICACIONES MAS VISITADAS
Memento Sociedades Mercantiles 2020

Memento Sociedades Mercantiles 2020

Memento Concursal 2020

Memento Concursal 2020

Convenios Colectivos
Contenido Destacado
cerrar
DESTACADO
Crédito concursal y calificación de contingencia por litigiosidad